El caminante, por Carmen Sarue

  1. Inicio
  2. Relatos Taller Creación Narrativa
  3. El caminante, por Carmen Sarue

“caminante no hay camino
se hace camino al andar”
Antonio Machado

Mi querido viejo va cantando como ruiseñor su canción que lo identifica, de cuando bajando de su buque de emigrantes con su maleta de cartón…

”Y al volver  la vista atrás se ve  la senda que nunca has de volver a pisar”.

Así fue,  hasta de su lengua materna olvidó y de su país en guerra. La Armenia.

Camino al andar….

-Pero abuelo, dime.  ¿Y si yo pudiera  pedir  un deseo? Te pediría un torbellino de ira y una lluvia limpiadora para que de sus gotas cayera la esperanza que calara el alma de mis veinte años. Porque así como me ves ando sin fuerza ni aliento. No sé adónde voy porque mi camino esta truncado, encerrado en cuatro paredes desde hace un año. Tanto estudio y plata. Qué de esfuerzo. Pero abuelo no hay trabajo. Dime ¿qué haré? Yo y todos los jóvenes, cómo te envidiamos. ¡Lo único que no perdiste nunca fue la esperanza! Ah… volver a la tierra, ¿eso dices? Es lo único que se me ocurre. Por lo menos será útil y miraré el cielo a gusto.

-Déjate de llorar niño, ven a mis brazos. Acurrúcate. Te diré que el camino es solo tuyo. Rompe esos muros y lárgate… Nunca le temas al trabajo y al infortunio, cuídate. Si te preguntan si sabes cortar uvas, di que sí. Te lastimarás un poco pero sobrevivirás. Si sabes cuidar vacas y toros, dí que sí aunque no lo sepas, aprenderás. Pasar hambre y frío también es formador. Comprenderás a aquél que lo sufre. Mi juventud era la sobrevivencia bajo las bombas, la tuya aún no la vives. No mires hacia atrás y no regreses hasta que… quién sabe. Escucha la voz del poeta gritar “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Lleva tu guitarra y tu flauta. Tu corazón limpio y deja entrar la esperanza. Y sobre todo vive, respira y conquista tu libertad perdida. ¡Sé valiente y lárgate ya! Que quiero verte andar… y feliz. Eso depende de ti.

Me abraza fuerte, un beso y siguió con su canción

Gracias abuelo “Caminante no hay camino si no estelas en la mar”.

Allá voy con tu canción en el corazón.

¿Qué te pareció este relato?
Por favor, déjale un comentario al autor.
Entrada anterior
Raquelita, por Mariana Ampuero
Entrada siguiente
La huida, por Mariana Ampuero

¿Te gustó el relato?
Por favor deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú