Porny Boy

Eduardo Jara

Arica

Algunos opinan que los actores porno no son actores, pero Ramón siempre opinó lo contrario. Él siempre se consideró un actor erótico. Ya es un veterano,  lleva poco más de diez años en la industria, claro que no usa su verdadero nombre, aquí lo conocen como PornyBoy.

Ese es un apodo que le dio un viejo productor que le encontró cara de niño chico en su primera película, pero eso fue hace mucho tiempo. Quizás cuál sería el apodo que le pondrían ahora con esta cara de desencantado. ¿Cómo lo llamarían ahora? ¿AburridoBoy? ¿HastiadoBoy? Ramón sonríe para sí mismo cuando piensa en esto.

Por costumbre PornyBoy, antes de grabar siempre observaba lentamente el decadente set de grabación, definitivamente había que admitir que esto no es Hollywood. En especial lamentaba que cada vez más, las películas en que trabaja tienen menos trama y más carne.

Con una creciente desazón fue a prepararse al camerino que compartía con otros colegas varones. Se miró en el espejo de cuerpo entero y con sus poco más de 30 años se preguntó hasta cuándo durará su carrera artística. También observó sus abdominales, era innegable que ya no se le estaba notando como antes el six pack, ¿Terminará como sus compañeros de más de cuarenta con una panza cervecera? Volvió a reírse solo, se imaginó a si mismo viejo, guatón y con un bigote a lo Ron Jeremy. Definitivamente por ese camino moriría soltero. Aunque pensándolo mejor, estar soltero era lo ideal. Ya hace unos años que no tenía citas, cuando se animaba a contarles su verdadera profesión a esas señoritas, sus caras transitaban rápidamente del asombro al asco, y a continuación huían indisimuladamente dejándolo sólo en el restaurante. No las culpaba, se ponía en su lugar, si él fuera padre, tampoco le gustaría que alguno de sus hijos tuviera como pareja a un actor o actriz porno, ya que el ambiente del cine para adultos era frío, mecánico, cruel. Debido a ello los hombres y mujeres tendían a alienarse y mecanizarse, por tanto eran frecuentes las depresiones y el alcoholismo. Ramón mismo había pasado por ello hace unos años, y con un gran esfuerzo llevaba cinco años sobrio.

Era un gran esfuerzo de voluntad mantener la cordura después que innumerables mujeres habían pasado por sus brazos. Cuerpos similares, caras similares, maquillajes similares, parecían muñecas inflables, todas olvidables.

Para PornyBoy, la vida perdía sentido un poco más cada día que pasaba, hasta que un lunes sucedió lo que estremecería su vida.  ¡Llegó ella! La traía el director, el Chancho López . Ella era distinta, no la había visto antes. Entró en el set con su mirada nerviosa e inocente con la que exudaba inexperiencia. Un leve estremecimiento lo perturbó, se sorprendió al descubrir que sintió ternura por esa jovencita, tenía el impulso de protegerla, de decirle que se fuera, que se estaba metiendo en un camino sin retorno, que este mundo no era para ella. Se la presentaron como Angélica María, su pareja de actuación esa jornada. Le sonrió para calmarla, ella le sonrió de vuelta como agradeciéndole en silencio por el apoyo. La llevaron a maquillaje, él se sentía nervioso, como si fuera él el principiante. Había leído el guión, la trama era simple, una excusa breve antes de terminar en una sesión carnal en una cama de diseño antiguo que estaba en el set. Se fijó en las posiciones planeadas, todo muy clásico, nada brutal, eso fue un alivio, no quería hacerla sentir incómoda. Ella salió del camarín, venía vestida con un uniforme de colegiala, realmente se veía como si fuera una jovencita de secundaria. Le asaltó una duda, fue y habló con el productor, él le confirmó que desde hace poco era mayor de edad, todo era legal, que se limitara a seguir el guión. Más tranquilo, Ramón se mentalizó, debía concentrarse, debía volver a ser PornyBoy, el actor erótico profesional que era. Las primeras escenas fluyeron sin gran problema, ella actuaba como una secundaria que hablaba con el Director del colegio para que no la hiciera repetir de año. Él aprovechándose de su posición le proponía que pasaría  de curso si aceptaba una propuesta que debía mantener en secreto. Así llegaban a la escena de cama. Él trató de ser cuidadoso, no quería intimidarla, ella se sonrojaba con facilidad, lo que era perfecto para el papel, pero era nefasto para la concentración de Ramón, quien inconscientemente trataba de conectarse emocionalmente con ella. La joven le volvió a sonreír tímidamente. La grabación continuaba sin problemas, en las pausas entre escenas le preguntaba al director si lo estaban haciendo bien, el Chancho López solo le repetía:

 -Tranquilo, solo sigue el guión. ¡Dame más carne!

Y bueno… con dificultad pudo seguir con el guión, siempre con cuidado guió a la joven Angélica por las diversas posiciones: “La Tortugita”, “La del pirata” y finalmente “La Vela Abierta”. Constantemente se miraban a los ojos, se sonreían, había química, la escena fluyó naturalmente. Esta vez no tuvo que fingir deseo por su compañera como tantas otras veces, esta vez todo era perfecto, se unían el sexo con los sentimientos, las caricias no eran forzadas,  los besos eran verdaderos, hubiera querido que la filmación nunca terminara, pero a su pesar, finalizó.

Se duchó y se vistió rápidamente. Esperó a Angélica que saliera de su camarín, estaba nervioso como un adolescente. Por fin ella salió. Ramón le habló usando su mejor entonación.

– Hola, te estaba esperando. Quería decirte que me encantó conocerte. ¿Te gustaría acompañarme a tomar algo para conocernos mejor?

Ella lo miró seria y dijo:

 -Eres simpático, pero no te confundas, soy una profesional y nada me desviará de mi camino al estrellato. Ya tengo una cita.

Y entonces la vio alejarse tomada de la mano con el asqueroso del Chancho López. Esta es la razón de por qué PornyBoy volvió a embriagarse después de tanto tiempo.

¿Qué te pareció este relato?
Por favor, déjale un comentario al autor.
Entrada anterior
Relato Breve “El último paseo”, Daniela Renner (Taller On Line Creación Narrativa)
Entrada siguiente
Relato Breve “El quinto de la tarde”, Abelardo León (Taller On Line Creación Narrativa)
Menú